La temporada de alergias puede ser la peor época del año para las personas que sufren de síndrome de piernas inquietas (SPI) porque los medicamentos populares de venta libre pueden empeorar mucho los síntomas.

«Los pacientes con síndrome de piernas inquietas ya tienen dificultades para dormir, ya que sus síntomas tienden a empeorar por la noche o con el descanso, pero los antihistamínicos sedantes, como el Benadryl, pueden intensificar los síntomas», dijo William Ondo, MD, neurólogo metodista de Houston, en un comunicado.

El SPI se considera un trastorno neurológico y del sueño, ya que los pacientes sienten sensaciones incómodas y fuertes impulsos de mover las piernas, lo que a veces puede ser doloroso y a menudo interrumpe el sueño.

Muchas personas toman antihistamínicos sedantes y no sedantes para ayudar a tratar los síntomas de las alergias estacionales, como estornudos y secreción nasal.

«Todavía no entendemos por qué los antihistamínicos sedantes empeoran el síndrome de piernas inquietas, pero sí sabemos que los antihistamínicos no sedantes no afectan tanto a los síntomas porque no ingresan al cerebro con tanta facilidad», dice Ondo. «Es muy frustrante para mis pacientes cuando una pastilla para dormir como un antihistamínico sedante no les ayuda a dormir, por lo que les aconsejo que busquen otras opciones para aliviar la alergia, como aerosoles nasales y descongestionantes.»

Ondo agrega que algunas personas que piensan que son alérgicas al Benadril u otros antihistamínicos sedantes porque les hace sentir hiperactivos pueden tener síndrome de piernas inquietas no diagnosticado y recomienda que consulten con un neurólogo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.