DOSIS Y ADMINISTRACIÓN

Antes de la administración, lea las secciones CONTRAINDICACIONES, PRECAUCIONES Y REACCIONES ADVERSAS. Dado que existe la posibilidad de una reacción inmediata grave (anafilaxia) cada vez que se administra un producto que contiene suero de caballo, los agentes terapéuticos apropiados, incluidos un torniquete, las vías respiratorias, el oxígeno, la epinefrina, una amina presora inyectable y un corticosteroide, deben estar disponibles y listos para su uso inmediato. La atención y observación constantes del paciente para detectar reacciones adversas son obligatorias cuando se administra antídoto (Crotalidae) Polivalente (de origen equino). Si se produce cualquier reacción sistémica, se debe interrumpir inmediatamente la administración e iniciar el tratamiento adecuado.

Se prefiere la vía de administración intravenosa, y probablemente siempre se debe utilizar para la intoxicación moderada o grave. La administración intravenosa es obligatoria si se presenta shock inducido por veneno. Para ser más eficaz, el antídoto debe administrarse dentro de las 4 horas posteriores a la picadura; es menos eficaz cuando se administra después de 8 horas y puede tener un valor cuestionable después de 12 horas. Sin embargo, se recomienda administrar terapia antivenínica en intoxicaciones graves, incluso si han transcurrido 24 horas desde el momento de la picadura. Debe tenerse en cuenta que los niveles máximos de antivenenos en sangre pueden no obtenerse hasta 8 horas o más después de la administración im.

Para uso por goteo intravenoso, prepare una dilución de 1:1 a 1:10 de Antiveneno reconstituido en Inyección de Cloruro de Sodio, USP, o Inyección de Dextrosa al 5%, USP. Para evitar la formación de espuma, mezcle girando suavemente en lugar de agitar. Permitir la perfusión inicial de 5 a 10 ml durante un período de 3 a 5 minutos, observando cuidadosamente al paciente en busca de evidencia de reacción adversa. Si no aparecen síntomas o signos de una reacción sistémica inmediata, continúe la perfusión con la administración a la velocidad máxima segura para la administración intravenosa de líquidos. La dilución del antiveneno que se va a utilizar, el tipo de solución electrolítica utilizada para la dilución y la velocidad de administración intravenosa del antiveneno diluido deben tener en cuenta la edad, el peso y el estado cardíaco del paciente; la gravedad de la intoxicación; la cantidad total y el tipo de líquidos parenterales que se prevé que se administrarán o se necesitarán; y el intervalo entre la mordida y el inicio de la terapia específica.

Es importante comenzar la administración de la dosis inicial completa de antiveneno como se describió anteriormente lo antes posible, en función de la mejor estimación de la gravedad de la intoxicación en el momento en que se inicia el tratamiento (ver MORDEDURAS DE VÍBORA DE POZO Y ENVENENAMIENTO). Se recomiendan las siguientes dosis iniciales: 3,4,5,16

sin envenenamiento–ninguna. envenenamiento mínimo-20-40 mL (contenido de 2 a 4 viales). envenenamiento moderado-50-90 mL (contenido de 5 a 9 viales). envenenamiento grave: 100-150 mL o más (contenido de 10 a 15 viales o más).

Estos volúmenes de dosis inicial recomendados están en general de acuerdo con los de los demás.10,17,18

La necesidad de antídoto adicional debe basarse en la respuesta clínica a la dosis inicial y en la evaluación continua de la gravedad de la intoxicación. Si la hinchazón continúa progresando o si los síntomas sistémicos o signos de envenenamiento aumentan de gravedad o si aparecen nuevas manifestaciones, por ejemplo, disminución del hematocrito o hipotensión, administrar de 10 a 50 ml adicionales (contenido de 1 a 5 viales) o más por vía intravenosa. En caso de envenenamiento grave, puede ser necesario un total de 200 a 400 ml (contenido de 20 a 40 viales).10,19,20,21,22 No se recomienda una dosis máxima. La dosis total requerida es la cantidad necesaria para neutralizar el veneno según lo determinado por la respuesta clínica.23

La intoxicación por serpientes grandes en niños o adultos pequeños requiere dosis más grandes de antiveneno. La cantidad administrada a un niño no se basa en el peso.

Si el antídoto se administra por vía intramuscular, debe administrarse en una masa muscular grande, preferiblemente en la zona de los glúteos, con cuidado para evitar los troncos nerviosos. El antídoto nunca debe inyectarse en un dedo de la mano o del pie.

La eficacia de los corticosteroides en el tratamiento de la intoxicación per se o el choque venenoso no se resuelve. Russell3,4 y otros26,27 creen que los corticosteroides pueden enmascarar la gravedad de la hipovolemia en intoxicaciones moderadas o graves y tienen poco o ningún efecto en la respuesta del tejido local a los venenos de cascabel. No se deben administrar corticosteroides simultáneamente con Antivenenos de forma rutinaria o durante el estado agudo de envenenamiento; sin embargo, su uso puede ser necesario para tratar las reacciones alérgicas inmediatas a los antivenenos, y los corticosteroides son los agentes de elección para tratar las reacciones tardías graves a los antivenenos.

Envenenamiento intravascular caracterizado por una reacción extremadamente rápida (p.ej., en pocos minutos), en raras ocasiones se ha producido la aparición de signos y síntomas graves. En tales casos, la neutralización con antídoto debe iniciarse de inmediato.24

Las bocas de las serpientes no albergan Clostridium tetani. Sin embargo, se indica una profilaxis adecuada del tétanos, ya que las esporas del tétanos pueden ser transportadas a las heridas punzantes del colmillo por la suciedad presente en la piel en el momento de la mordedura o por procedimientos de primeros auxilios no estériles.

Se indica un antibiótico de amplio espectro en dosis adecuadas si se evidencia daño tisular local.

El choque después de la envenenamiento se trata como el choque resultante de la hipovolemia por cualquier causa, incluida la administración de sangre completa, plasma, albúmina u otros expansores de plasma, según se indique.

La aspirina o la codeína suelen ser adecuadas para aliviar el dolor. Se puede utilizar sedación con fenobarbital o tranquilizantes leves si está indicado, pero no en presencia de insuficiencia respiratoria.

La extremidad mordida no se debe empacar en hielo, y la llamada «crioterapia» está contraindicada.

Los síndromes compartimentales pueden complicar las envenenamientos de víboras de pozo, especialmente las causadas por mordeduras en las extremidades inferiores. Se recomienda una consulta quirúrgica inmediata siempre que se sospeche un síndrome compartimental cerrado.3,4,25

Los síndromes de desfibrinación y coagulación intravascular diseminada (CID) se han relacionado con envenenamiento causado por algunas víboras de pozo nativas de los Estados Unidos, y se puede indicar el tratamiento apropiado.3,4,26,27,28,29

Técnica para Reconstituir el Antiveneno Seco

Saque el pequeño disco metálico de la tapa sobre los diafragmas de los viales de Antiveneno y diluyente. Frote la superficie expuesta de los diafragmas de goma de ambos viales con un germicida apropiado. Con una jeringa y una aguja estériles de 10 ml, extraiga el diluyente (Agua estéril para Inyección, USP) del vial de diluyente e inserte la aguja a través del tapón del vial de antídoto que contiene vacío. El vacío en el Antídotos vial se tire el diluyente de la jeringa en el frasco. Sin embargo, es posible que la administración de 10 ml de diluyente no siempre agote el vacío en el vial de antiveneno. Si no se agota todo el vacío, la reconstitución puede ser más difícil. Por lo tanto, desconecte la aguja de la jeringa y deje que el aire ambiente se introduzca en el vial de antivenenos hasta que se libere todo el vacío del envase o extraiga la jeringa con la aguja incorporada del vial, introduzca 10 ml de aire ambiente en la jeringa y vuelva a insertar la aguja con la jeringa incorporada que contenga aire ambiente a través del tapón y repita, si es necesario, para liberar el vacío restante. En la primera introducción del diluyente en el vial de la vacuna, es importante que la aguja apunte al centro de la pastilla liofilizada de antiveneno para que la corriente del diluyente humedezca la pastilla. Si el flujo de diluyente no se dirige al gránulo, sino que se deja correr por la pared interior del vial, el gránulo flotará hacia arriba y se adherirá al tapón, lo que hará que la reconstitución completa sea mucho más difícil. Agitar girando, NO agitando, durante 1 minuto, a intervalos de 5 minutos. La agitación provoca la formación de espuma y, si el flujo de diluyente no se dirige correctamente como se describió anteriormente, los trozos del gránulo pueden quedar atrapados en la espuma y ser muy difíciles de mojar. La reconstitución completa suele requerir al menos 30 minutos.

Los medicamentos parenterales deben inspeccionarse visualmente para detectar partículas y decoloración antes de la administración, siempre que la solución y el envase lo permitan. El color del antídoto reconstituido puede variar de claro a ligeramente amarillento o verdoso.

Antes de cada administración, agitar suavemente el vial para disolver el contenido.

Antes de administrar cualquier antídoto, se debe realizar una prueba de sensibilidad del suero equino adecuada para que, en caso de que se requiera posteriormente la administración de antídoto, se haya tomado una decisión sobre cómo proceder (ver PRECAUCIONES).

CÓMO SE SUMINISTRA

Cada envase combinado contiene un vial de vacío para producir 10 ml de antiveneno (con conservantes: fenol 0,25% y timerosal 0,005%) y un vial de 1 mL de suero normal de caballo (diluido 1:10) como material de prueba de sensibilidad con conservantes: timerosal (derivado del mercurio) 0,005% y fenol 0,35%.

Conservar los viales originales sin usar (no reconstituidos) a temperaturas que no superen los 37°C (98°F)- No congelar.

El antídoto reconstituido debe utilizarse lo antes posible, pero puede utilizarse hasta 4 horas después de la reconstitución (pero aún no diluido) si se almacena entre 2°C y 8°C (36°F a 46°F).

El antídoto reconstituido y luego diluido debe utilizarse inmediatamente. El resto que quede después de 12 horas o más después de la dilución debe desecharse.

Agitar suavemente el vial de Antídoto reconstituido antes de cada administración.

2. PARRISH, H.: Incidencia de mordedura de serpiente tratada en los Estados Unidos. Pub. Hlth. República 81:269, 1966.

3. RUSSELL, F. et al: Envenenamiento por veneno de serpiente en los Estados Unidos. Experiencias con 550 casos. JAMA 233: 341, 1975

4. RUSSELL, F.: Mordeduras y picaduras venenosas: serpientes venenosas. En el Manual de Diagnóstico y Terapia de Merck, pp. 2450-2456, 14a Ed., 1982.

5. WINGERT, W. and WAINSCHEL, J.: Diagnosis and management of envenomation by poisonous snakes. Sur. Mediterráneo. J. 68: 1015, 1975.

6. PARRISH, H. & HAYES, R.: Hospital management of pit viper venenations. Toxicol clínico. 3:501, 1970.

7. McCollough, N. & GENNARO, J.: Diagnóstico, síntomas, tratamiento y secuelas de la intoxicación por Crotalus adamanteus y el género Agkistrodon. J. Florida Med. Assoc. 55:327, 1968.

8.WATT, C. & GENNARO, J.: Picaduras de víbora en Georgia del Sur y el norte de Florida. Tr. Sur. Luchando Assoc. 77:378, 1966.

9. SEILER, J. et al: Mordedura de serpiente venenosa: conceptos actuales de tratamiento. Orthopedics 17 (8): 707, 1994.

10. RUSSEL, F.: Envenenamiento por veneno de serpiente. Scholium International, Inc., Nueva York, 1983.

17. Mordeduras de serpiente de cascabel. Oeste. J. Med. 140:100, 1984.

18. PICCHIONI, A. et al: Manejo de la mordedura de serpiente venenosa. Veterinario. Zumbido. Toxicol. 26:139, 1984.

19. ARNOLD, R.: Venenos de serpientes de cascabel, sus acciones y tratamiento. Editado por Anthony Tu. Marcel Dekker Inc., Nueva York, 1982. p 315-338.

20. ARNOLD, R.: Tratamiento de las mordeduras de serpiente venenosas en el hemisferio Occidental. Militar Med. 149:361, 1984.

21. WATT, C.: Tratamiento de la mordedura de serpiente venenosa con énfasis en la dermotomía de los dedos. Sur. Mediterráneo. J. 72: 694, 1985.

22. HENNSEE, J.: Tratamiento de mordeduras de serpiente. Sur. Mediterráneo. J. 77 (2): 280, 1984.

23. WINGERT, W. & CHAN, L.: Mordeduras de serpientes de cascabel en el sur de California y justificación del tratamiento recomendado. Oeste. J. Med. 148(1):37, 1988.

24. Envenenamiento intravenoso de serpientes de cascabel. Oeste. J. Med. 148(1):45, 1988.

25. GARFIN, S. et al: Mordeduras de serpiente de cascabel: Conceptos actuales. Clin. Orthop. 140:50, 1979; Papel de la descompresión quirúrgica en el tratamiento de mordeduras de serpientes de cascabel. Surg. Forum 30: 502, 1979.

26. VAN MIEROP, L.: Simposio de mordeduras de serpiente. J. Florida Med. Assoc. 63:101, 1976.

27. ARNOLD, R.: Tratamiento de la mordedura de serpiente. JAMA 236:1843, 1976; Controversies and hazards in the treatment of pit viper bites. Sur. Mediterráneo. J. 72: 902, 1979.

28. VAN MIEROP, L. & KITCHENS, C.: Síndrome de desfibrinación tras mordeduras de serpiente de cascabel de diamante Oriental. J. Florida Med. Assoc. 67:21, 1980.

29. SABBACK, M. et al: A study of the treatment of pit viper envenomization in 45 patients. J. Trauma 17: 569, 1977.

Wyeth Laboratories: A Wyeth-Ayerst Company, Marietta, PA 17547, EE. Revisado el 4 de septiembre de 2001. Fecha de revisión de la FDA: n / a

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.